Cómo hacer retratos perfectos: Guía completa

Hacer retratos perfectos es algo que todo fotógrafo sueña, en especial, el rostro es una de las partes más expresivas del cuerpo. Por ello, debes tener en cuenta que hacer un buen retrato no será tan sencillo como puedes creer, porque necesitarás seguir ciertas pautas para que puedas tener los mejores resultados.

Sin embargo, hoy estás de enhorabuena, en este post te explico una guía completa sobre las mejores formas para hacer retratos perfectos. De esta forma, lograrás tener mejores resultados, y se aprovechará al máximo cada detalle para obtener unas fotografías simplemente únicas.

¿Qué necesitas para un buen retrato?

Existen varias cosas que no deben faltar cuando quieres hacer un buen retrato, los principales aspectos a tener en cuenta  son:

Modelo

Sin duda alguna, el primer paso es tener un modelo para comenzar a hacer tus retratos, en especial porque sin un modelo no habrá retrato. Por lo tanto, lo primero que debes tener es un modelo que puede ser cualquier familiar, o cualquier persona que quiera aparecer en tu fotografía.

Cámara y objetivo

Sí o sí tienes que  tener una cámara profesional para que puedas tener los mejores resultados. Lo mejor es que sea una cámara con objetivos intercambiables, porque de esta forma podrás  tener varias opciones para ajustarla.

En todo caso, tendrás que  elegir el objetivo que más se adapte a tus necesidades. En este punto no existe una única respuesta, por lo cual lo mejor será experimentar hasta que consigas los resultados deseados.

Iluminación

Es super importante tener una buena luz. La  iluminación es básica para cualquier fotografía, si lo que quieres es tener fotos de calidad.

Si trabajas en estudio necesitarás apoyarte con flashes que te permitan trabajar con buena iluminación donde te interese y dispersar las sombras. Y así, podrás buscar un esquema de iluminación típico de retrato con dos o tres unidades de flash, que es lo más frecuente.

retrato iluminación con flash

Trípode

No es un requisito fundamental para tener una buena fotografía, pero sin duda será de gran ayuda para tener unos buenos resultados haciendo retratos. El trípode aporta una mayor estabilidad a tu fotografía lo que se traducirá en una mayor nitidez y calidad para tus fotografías de retratos.

Por otra parte, el trípode debe ir acompañado con un disparador remoto, con lo que podrás disparar la cámara sin necesidad de tocarla. Esto permitirá que no tengas ningún tipo de vibración, ideal para tus retratos de estudio.

Fondo

Para obtener mejores resultados, te recomendamos tener un fondo completamente plano, para que pueda resaltar el retrato, te recomendamos los fondos de cartulina lisos de Colorama. 

Si realizas las fotos en un estudio, puedes instalar un soporte fijo, y si estás en modo provisional un soporte portátil. 

Si no vas a utilizar un fondo de cartulina o tela, asegúrate de tener un fondo en la foto que no distraiga la atención.

¿Cómo obtener el mejor retrato?

Además de tener todos estos elementos en cuenta para el retrato, existen aspectos técnicos que tendrás que tener en cuenta para que puedas hacer retratos perfectos.

Exposición correcta

Es necesario contar con una exposición correcta en tus fotografías, esto debido a que en un retrato será fundamental medir bien la luz que hay disponible. Ya que, en un retrato cerrado la cara ocupará casi todo el encuadre.

Evita que la piel quede sobreexpuesta, porque de lo contrario los rasgos faciales se verán afectados. Por eso, te aconsejamos fijarte bien en la iluminación,  para que no exista muy poca luz pero que tampoco esté sobreexpuesto el rostro, necesitas ese equilibrio para que la fotografía tenga el color adecuado.

iluminación en los retratos

Retratos en exteriores

Los retratos en exteriores dependerán mucho de la hora del día en la que se hagan, motivo por el cual se debe elegir una hora del día adecuada para tomar este tipo de fotografía. La mejor opción para hacer retratos será al atardecer o con la salida del sol.

Esto se debe a que en estos momentos la luz es mucho más suave que en las horas intermedias del día. Esto ayuda a que no se pierdan las texturas y que no aparezcan sombras exageradas.

Apertura del diafragma

Otras de las claves imprescindibles, puesto que mientras más apertura tenga el diafragma se conseguirá que el sujeto se destaque más frente al fondo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que tendrás que evitar las aperturas muy abiertas.

Muchos recomiendan que la apertura sea de f/1.4 con un objetivo de 50mm, pero en estos casos tendrás que prestar mucha atención. Porque con esta configuración en la cámara, puedes perder enfoque en ciertas zonas como el pelo o las orejas, cosa que no queremos que ocurra.

Importancia de los ojos

Los ojos cobran una especial importancia a la hora de fotografiar un rostro. Por eso, tienes que tener en cuenta que en caso de que el modelo esté ligeramente de lado se debe enfocar el ojo que esté más cerca del objetivo, para conseguir un buen retrato.

Velocidad de obturación y nitidez

Siempre hay que tener en cuenta la velocidad de obturación en la fotografía, en especial porque si se ajusta la velocidad en una muy baja se puede obtener una foto de mala calidad con el más mínimo movimiento. Por eso, hay que elegir una velocidad de obturación que sea el doble de la distancia focal.

Significa que para los objetivos de 50mm la velocidad debe ser de 1/100 y para los de 100mm de 1/200. Tendrás que probar mucho para determinar cuál es la mejor opción para tener unos buenos resultados, asegurándote de que lo principal queda completamente enfocado. Así conseguirás hacer tus retratos perfectos.