Regla de los tercios: qué es y cómo aplicarla

Si eres fotógrafo, seguro que ya sabes qué es la regla de los tercios, porque esta es una de las más importantes en cualquier composición fotográfica. Sin embargo, muchas personas no tienen claro qué es, ni cómo se usa esta famosa regla, por eso hoy en Bach-Import queremos hablarte sobre ello. 

Una vez que comiences a aplicar la regla de los tercios podrás tener unas fotografías mucho más profesionales. Como curiosidad, debes saber que esta regla se originó en las pinturas de paisajes. Aunque se cree que es una regla que se comenzó a utilizar mucho antes de 1793, puesto que en estas fechas John Thomas Smith ya recomendaba su uso.

¿Qué es la regla de los tercios?

Ahora te voy a explicar qué es la regla de los tercios. Es uno de los principales recursos compositivos que te encontrarás. Además, es muy sencillo de aplicar y efectivo para que se puedan dar los resultados esperados en cada captura.

La regla de los tercios te permite una aproximación a la proporción áurea, es decir de la distribución del espacio que se debe tener en la imagen. Esto permite una mayor atracción hacia el centro de interés.

Gracias a esta regla de la fotografía, podrás tener una sensación de profundidad, y tendrás un mayor equilibrio en la foto, con lo que podrás guiar al espectador hacia el punto de interés que querías destacar.

¿Cómo funciona la regla de los tercios?

Como te comentamos es una regla bastante sencilla de aplicar, en especial por su facilidad para hacerlo. Lo único que debes hacer es dividir la imagen que vas a capturar en tres tercios horizontales y tres verticales. Esto dará como resultado que en tu mente tengas 9 cuadros iguales, y cuatro puntos de intersección.

Fuente: Pinterest

Estos puntos son los adecuados para que se puedan conseguir los resultados esperados. En estos puntos es donde se fijarán los objetos a destacar en la imagen. Cada uno de estos puntos será un punto fuerte, y es en donde se deben ubicar los puntos de interés en la fotografía. No se recomienda hacer el enfoque únicamente en el centro de la foto, puesto que esto ayudará a que el espectador tenga una mayor atracción hacia el objetivo de la fotografía. 

Gracias a esta técnica básica, podrás hacer que el interés del espectador cambie. Podrás tener unos mejores resultados que si solo enfocas el centro de la fotografía.

¿Qué debes hacer si se tienen diferentes centros de interés?

No todas las fotografías van a tener un solo centro de interés. Lo más recomendable será buscar los dos puntos opuestos dentro de la foto, siempre que sea posible. Lo ideal es que se forme una diagonal en la foto entre ambos puntos de interés.

Puedes seleccionar dos puntos que no sean opuestos para la fotografía, pero no se lograrán obtener los mismos resultados. En estos casos, puedes perder un poco de calidad en la fotografía, y no quedará igual que cuando haces uso de la regla de forma correcta.

¿Qué se consigue aplicando esta regla?

La aplicación de la regla de los tercios te permitirá tener muy buenos resultados a la hora de capturar fotografías de nivel profesional. 

Te puede ayudar a:

  • Crear una sensación de equilibrio en la foto
  • Se puede tener un mayor interés en el sujeto o el objeto, sin que se tenga que hacer un encuadre en el centro
  • La foto tendrá una mejor calidad y una mayor energía
  • Se podrá ganar una buena sensación de profundidad dejando de ser plana

Tienes que tener en cuenta que esta no es una regla que se aplique en todas las fotografías. Pero si estás iniciando en el mundo de la fotografía siempre será bueno que la apliques para comenzar a tener unos resultados de alta calidad de una forma rápida.

Una vez que perfecciones esta regla, puedes comenzar a experimentar con diferentes tipos de enfoque hasta que aprendas a decidir en qué fotos aplicarla y en cuáles no. Esto es algo que conseguirás con la experiencia y que te permitirá obtener buenos resultados.

¿Cuándo se puede aplicar la regla de los tercios?

Gracias a los avances digitales si una foto no nos gusta la podemos arreglar con edición, por ejemplo con photoshop. Y es que la regla de los tercios es perfectamente aplicable incluso en la edición fotográfica.

Lo más aconsejable es que esta regla se aplique desde el momento en el que se va a hacer la foto. Conseguirás que se puedan tener unos resultados óptimos desde el principio.

Puede que desde un principio no sepas exactamente dónde están los puntos fuertes, y es normal que en un principio te cueste un poco. Pero como todo, esto será cuestión de práctica, y algunas cámaras traen unas guías en el propio visor para que puedas tomar las referencias que necesitas de una forma adecuada.

También una buena opción es colocar una pegatina transparente en la pantalla cuando estás comenzando en la fotografía. De esta forma podrá resultar muy útil, y te puede ayudar a ubicar los puntos fuertes de tu fotografía, pero esto no es necesario, y con el paso del tiempo podrás aplicar la regla de los tercios sin necesidad de ningún tipo de ayuda extra.

En Bach-import nos importa que hagas las mejores fotos y por eso te queremos educar en este maravilloso sector de la fotografía profesional. 

Dinos una cosa, ¿actualmente aplicas esta regla en tu fotografía?